miércoles, 15 de febrero de 2017

LOS MELLIZOS DE DIOS

"Somos africanos y negros y hemos dado a luz a un hijo blanco", bromea el cardenal Dieudonné Nzapalainga, arzobispo de Bangui. Junto a Kobine Layama, imán de la mezquita central de la capital centroafricana, y el pastor Nicolás Nguerekoyame, presidente de la alianza Evangélica de Centroáfrica, es propulsor de una plataforma que fomenta el diálogo interreligioso como herramienta para promover la paz en el país.
Nzapalainga y Layama se han desplazado a Madrid para recoger este viernes el Premio Mundo Negro 2016 a la Fraternidad. Su cooperación empezó apenas cinco días después de que se desatara la violencia en 2013, cuando los Séleka, una coalición de grupos armados de mayoría musulmana, se hicieron con el poder y los Antibalaka, de orientación cristiana, respondieron con armas. Desde entonces, el país vive una situación de profunda inestabilidad que se ha cobrado la vida de más de 5.000 personas.
Los Mellizos de Dios, como se suele llamar al líder católico y al musulmán, insisten en que el conflicto no es religioso, sino que sus orígenes son militares y políticos. "No queremos que la política manipule la religión. Queremos ser independientes y no nos proponemos sustituir a la clase dirigente", asegura Layama.
(Para leer la entrevista que se les hizo, pincha aquí
 

No hay comentarios: