lunes, 16 de abril de 2012

Pepe Beunza recibe el Premio ICIP Constructores de Paz

Pepe Beunza recibe el Premio ICIP Constructores de Paz en nombre del colectivo con un discurso reivindicativo a favor de la cultura de paz.

El Instituto Catalán Internacional para la Paz (ICIP) entregó el miércoles 29 de febrero el I Premio ICIP Constructores de Paz al colectivo de objetores e insumisos de conciencia del servicio militar obligatorio, en un emotivo acto en el Parlament de Catalunya que reunió diferentes representantes, familiares y amigos del colectivo, así como representantes del movimiento para la paz y partidos políticos.

El galardón reconoce la tarea de los objetores e insumisos "en representar una lucha larga y diversa contra el servicio militar obligatorio, que contribuyó a la profundización de la democracia y a difundir los valores de la cultura de la paz", así como a popularizar, con el rechazo al uso de las armas, "la objeción de conciencia, la desobediencia civil y la resolución noviolenta de los conflictos".

Llamamiento a seguir luchando

El Premio ICIP Constructores de Paz lo recibió, en nombre del colectivo, Pepe Beunza, el primer objetor por razones ideológicas del Estado español, el año 1971, acompañado de cuatro representantes más del movimiento: Jordi Agulló, que fue el segundo objetor de conciencia; Jaume Llansó, insumiso; Ramon Panyella, presidente del Moviment per la Pau - la antigua Associació d’Objectors de Consciència; y Martí Olivella, miembro del primer grupo de objetores de Can Serra.

Pepe Beunza, que desató un largo aplauso del público, agradeció el reconocimiento por parte del ICIP y evocó, en su discurso, 'los 30 años de dura campaña noviolenta por la objeción de conciencia', que reunió a un millón de objetores y 30.000 insumisos. Así, recordó que 'todavía hay países donde los objetores son perseguidos y encarcelados, como Grecia y Turquía' y reivindicó la 'cultura de paz, basada en la cooperación, la generosidad y la compasión', enfrente de una 'cultura de muerte, depredadora y capitalista'. También emplazó al público a continuar luchando: 'Hemos pasado de una dictadura franquista a una dictadura financiera internacional ante de la cual tenemos que ser también insumisos (...). Tenemos que seguir porque no hay conquistas sociales para siempre. Estamos viendo cómo se pierden mejoras en sanidad, enseñanza, servicios sociales, etc ... de lo que era un principio de sociedad del bienestar conseguida con muchas luchas y sacrificios'. Beunza también reclamó que 'hay que potenciar las organizaciones de paz para construir una sociedad más justa y pacífica y crear fuerzas de paz noviolentas'.

Reconocimiento a una causa justa

El acto contó también con la intervención del profesor de Filosofía del Derecho de la Universidad de Barcelona, José Luis Gordillo, que definió Beunza como el 'patriarca' del movimiento de objetores e insumisos. En su glosa, Gordillo destacó 'las importantísimas aportaciones del colectivo de objetores e insumisos en la cultura de paz y la cultura democrática de nuestro país'. Entre estas aportaciones, destacó el reconocimiento al derecho de objetar al servicio militar obligatorio, la difusión de la cultura de paz a la sociedad española, la contribución a la normalización de la crítica pública al ejército como institución y la consecución de la abolición de la mili de forma estrictamente noviolenta, a través de la desobediencia civil.

En la clausura del acto, la presidenta del Parlament, Núria de Gispert, felicitó el colectivo de objetores e insumisos por los años de lucha y ha destacado 'el coraje, la generosidad y' la coherencia -de Pepe Beunza- al servicio de una causa justa', recordando que a raíz de su acción sufrió dos consejos de guerra, 15 meses de prisión y 18 meses más en un batallón disciplinario del Sahara Occidental.

La presidenta del Parlament también subrayó la contribución del Premio ICIP en la difusión de la cultura de paz, el poder de la palabra y el diálogo para resolver los conflictos, y ha recordado que la edición extraordinaria de este premio, otorgada en octubre de 2011, galardonó al Parlament en representar y simbolizar, como máximo exponente de la soberanía que emana del pueblo de Catalunya, la continuidad y el legado de las instituciones en que el pacto, el diálogo y la solución pacífica de controversias tienen un fuerte arraigo.

Compromiso del ICIP

El Premio ICIP Constructores de Paz, de carácter anual, ha nacido para de galardonar y reconocer públicamente a personas, colectivos o entidades que han trabajado y han contribuido de una manera destacada y dilatada a promover y fomentar la paz. El galardón consiste en una distinción honorífica, un reconocimiento público y una escultura creada por el Premio Nobel de la Paz, activista y artista Adolfo Pérez Esquivel, llamada Puerta del Sol.

Junto con el I Premio ICIP Constructores de Paz, el ICIP se ha comprometido, en palabras de la directora Tica Font, 'a preservar al máximo la memoria y el legado histórico de las diversas personas y organizaciones que formaron parte del movimiento de objetores e insumisos'. Con este fin, el ICIP promoverá la recogida de testimonios orales, la publicación de obras sobre personas y organizaciones, la recolección y difusión pública de documentos y publicaciones del movimiento y la difusión a través de la web del ICIP de obras y documentos de la época vinculados con la objeción, la noviolencia y la desobediencia civil.

No hay comentarios: