viernes, 3 de junio de 2011

24 HORAS EN LA ACAMPADA EN LA PUERTA DEL SOL DE MADRID: ALGUNAS IMPRESIONES.

Mario González. Arca-Madrid.

Aparentemente parece un caos de gente pululando en torno a unos chiringuitos instalados bajo toldos y lonas, recorridos por un laberinto de pasillos.

Ves mucha gente, casi tod@s jóvenes de entre 20 y 30 años.

Me doy una vuelta alrededor del “campamento” y luego empiezo a recorrer los pasillos. En archivo adjunto incluyo una relación de las comisiones y grupos. Cada uno tenía su puesto con su “mostrador”, carteles y estantes; al frente con personas atendiendo al público y al interior con personas en grupo hablando, debatiendo o coordinando. Es increíble. Hay muchísima organización. Pero, como hay tanta gente y tanta actividad, me parece normal algunos fallos de coordinación. Así que cuando pregunto, confirmo y corrijo algunas actividades y horarios. Nadie se molesta. Dan las gracias.

No se admite dinero. Pero permanentemente se dan avisos por la megafonía de cosas que hacen falta: agua, mucha agua, fruta, “¿Quién puede ir a recoger unos extintores que alguien regala?” También hay una llamada constante a la participación: “La gente lleva varios días sin parar, hacen falta personas de relevo en casi todas las comisiones.” “¿Quién puede echar una mano a descargar unas maderas para la Comisión de Infraestructura?” “La limpieza es tarea de todos; los materiales están en la Comisión de Respeto.”
Otros avisos que se oyen por megafonía: “¡Esto no es un botellón es una protesta!” “¡Si alguien se come dos bocadillos, alguien se queda sin ninguno; Respetad!” “Hay una buena relación con los pequeños comerciantes de la zona, a pesar de lo que digan los medios de comunicación.”

Sobre los trabajos y las comisiones.
El servicio de orden se llama Comisión de Respeto. Se preocupan del orden en general, de las buenas relaciones, de las dificultades que surjan y de la limpieza del campamento. Un chico acude desesperado porque le han robado el móvil (teléfono). Uno de la comisión le deja otro provisional, para que llame a la compañía y avise. Otro de la comisión le acompaña un rato intentando calmar su irritación. Hay cariño.
Existe una Comisión de Espiritualidad. Dentro de sus actividades están los ratos de silencio y los dos tiempos de meditación que hay diariamente. Para la meditación nos alejamos de la plaza de Sol y nos vamos a los jardines de la Plaza de Oriente, buscando un poco de recogimiento.
En la sede de la Comisión de Enfermería o sanidad destacan un montón de botes de cremas protectoras de las quemaduras solares.
Los de Infraestructura no paran de trabajar todo el día: haciendo mesas, taburetes, poniendo lonas, recogiendo cartones para dormir, y últimamente recibiendo ¡colchones! Esta comisión tiene tres apartados: madera, plástico y cartones.
Algunas personas sin techo vienen a pasar el día aquí y también la noche.
La comida es gratis. Hay horarios de comida y cena hasta muy de noche.
Incluso hay menús veganos y desayunos con copos de cereales. Yo alucino.
Desde la Comisión Legal nos informan que la lista de abogad@s que apoyan a la Acampada se está acercando a los ¡cien!
Desde la Comisión de Artes se propone un logotipo interesante. Se lleva a la Asamblea y resulta que no está consensuado, así que se devuelve a la Comisión para que primero haya un acuerdo entre ell@s.
La Comisión de Comunicación parece que es la más grande, con ocho subcomisiones. Su trabajo es tan intenso que ya se ha hecho un pequeño documental sobre ella dentro del programa de televisión española “días de cine”.
La Biblioteca tiene ya un montón de libros y sobre todo periódicos. Y además tiene las mejores sillas, acolchadas, de todo el campamento.
La Guardería también tiene abundancia de cuentos, juguetes y otros materiales.
En un lateral del campamento está el Punto de la Palabra (speak corner). Donde en unos horarios determinados cualquier persona coge el micrófono durante unos minutos para decir lo que quiera. Sólo hay una condición: respeto.
Allí oyes hablar desde el amor libre hasta el sueldo real de los albañiles.


Una de las cosas que más me han interesado han sido las asambleas, especialmente el desarrollo y la dinamización.
En las asambleas hay vari@s moderadores, que se turnan y a su vez hay varios facilitadores que apoyan a los moderadores. La misión de este equipo es guiar y vigilar que se traten los puntos fijados en el orden del día, estar muy atentos a los asuntos para distinguir lo que son informaciones, lo que son sugerencias, lo que son propuestas para una Comisión, lo que son propuestas que necesitan opinión y decisión de la asamblea; vigilan el consenso y que todo el mundo que haya pedido la palabra que hable, para esto hay repartidas varias personas que apuntan a quien pide la palabra, son localizables con grandes carteles. Desde el equipo de moderación observan el lenguaje: no sexista, no agresivo, amable; que las propuestas sean inclusivas, es decir que si no van en contra del Consenso de Mínimos, que son cuatro puntos, todo lo demás tiene cabida, es tratable, es susceptible de lograr apoyos e incluso puede llegar a ser una nueva decisión consensuada; por tanto hay una apertura al máximo; cualquier persona puede proponer un grupo o un tema al que se apunte más gente de forma voluntaria; se controla el lenguaje negativo, descalificador, maximalista. Los facilitadores tienen una tarea intensa. L@s moderador@s llaman frecuentemente a que las expresiones sean positivas, es decir, menos críticas y más propuestas con argumentos y datos. Además, hay dos personas en cada asamblea general hablando o traduciendo con el lenguaje de sordos. Sorprendente y muy útil me ha parecido el usar todo el mundo varias expresiones con gestos: la aprobación, el bloqueo, el que se está enrollando, el que hay que pasar a otro punto. Y además muchos aplausos.
Al menos en las varias asambleas que he estado, he visto un ambiente muy cordial, muy respetuoso, cuidadoso, y eso que a veces hay opiniones bastante diferentes. Creo que esta base tan fuerte hace que la gente resista y continúe. 

¡ADELANTE!
Ver álbum de fotos:
Acampada Democracia Real Ya, en Madrid

1 comentario:

Juan Angel dijo...

Hola quisiera saber si hay alguna dirección de contacto en Madrid de la Comunidad del Arca ó persona de contacto. Gracias. Mi e-mail es laterangaspain@gmail.com. Un saludo. Juan Angel Blanco Navarro