viernes, 23 de abril de 2010

"PILARES PARA UNA CULTURA DE LA NOVIOLENCIA", UN LIBRO IMPRESCINDIBLE

Un libro básico que todo aspirante –persona o grupo– a noviolento y con ganas de trabajar por construir una cultura (es decir, ir más allá del ámbito personal y grupal) de la noviolencia debería leer. Es un libro sencillo y ameno, a la vez que profundo y clarificador; se lee de "una sentada", pero si se le quiere trabajar da para todo un curso. Muy, muy recomendable.

PILARES PARA UNA CULTURA DE LA NO-VIOLENCIA

de Richard, Alain J.
EAN/ISBN: 9788428813662
Editorial:PPC EDITORIAL


Sinopsis
La violencia se acepta, se fomenta y es objeto de respeto en muchas culturas. Algunas violencias seculares están perdiendo fuerza, pero aparecen otras nuevas, como las derivadas de la globalización galopante.
¿Se puede hablar de una cultura de la no-violencia? ¿Es una utopía irrealizable? Este libro, investiga los pilares sobre los que construir esa cultura. Jóvenes y adultos que buscan un sentido a su vida, padres y educadores, militantes de asociaciones o de partidos, encontrarán ayuda en él para acertar en la opción por una vida no-violenta.

ALGUNOS DATOS BIOGRÁFICOS DE ALAIN J. RICHARD

Alaín J. Richard es un veterano de las luchas noviolentas en diferentes países del mundo, su mensaje se basa en las vivencias personales marcadas por la muerte, a causa de la guerra, de varios miembros de su familia, y por su activa reflexión y acción de oposición a la violencia como paradigma dominante.
Nacido en 1924, tenía 2 años cuando mi padre al que habían gaseado durante la guerra de 1914-1918, murió por enfermedad. En junio de 1944, mi hermano mayor, oficial de la Marina y miembro de la Resistencia, fue arrestado, torturado y asesinado. Otros miembros de mi familia fueron igualmente asesinados durante la guerra de 1939-1945.
Diplomado Ingeniero por el Instituto Agronómico de París en 1946, ingreso en 1947 como Novicio franciscano, donde pronuncio mi compromiso definitivo y posteriormente en 1953 recibo el sacerdocio.
Capellán de Acción Católica, me convierto en vicario de una parroquia. Después, fui capellán de la Facultad de Ciencias de Orsay durante 6 años, viviendo por entonces en una pequeña fraternidad franciscana de capellanes. En 1967, solicito ser liberado del ministerio de capellán al que amaba enormemente, para explorar con otros 2 hermanos el ministerio que nos parece esencial en la vida franciscana en sí misma; comienzo a trabajar así para un arquitecto urbanista.
En marzo de 1973 me uno, a petición suya, a un slum de Chicago, una pequeña fraternidad insertada. Durante 6 años, trabajé principalmente como jornalero industrial, casi siempre en fábricas metalúrgicas.
A finales de 1979 en respuesta a la invitación de la Provincia franciscana del Oeste de EEUU, me marcho a Oakland (California). Allí trabajo durante 3 años en una fábrica de tulipas, después me dedico al artesanado de iconos que me da flexibilidad para responder a las llamadas del exterior. Para apelar a la justicia y a la paz organizo una red de grupos de ayunantes. Algunos de los lugares en los que he participado en ayunos han sido: San Francisco, Oakland, Washington DC, New Cork, Panamá, Guatemala y Las Vegas.
En agosto de 1981, promuevo una red llamada Internacional Fast for Peacemakers (IFFP), en respuesta a la situación global de injusticia y de violencia, y para la celebración del octavo centenario del nacimiento de S. Francisco de Asís. IFFP invitó a organizar ayunos públicos colectivos de acuerdo con la tradición gandhiana. IFFP coordinó diversos ayunos durante la Segunda Sesión Especial de Desarme de la ONU, celebrada en New York en junio de 1982. Algunos de los ayunos coordinados por IFFP fueron los de Fall en 1981 durante las charlas sobre Norte-Sur, celebradas en Cancún (Méjico), en Lent 1982 en comunión con las vigilias celebradas en la puerta de la Sede de Investigación Nuclear de Nevada.
En marzo de 1983, participé en la organización junto a SERPAJ Panamá y SERPAJ de Sao Paulo, en 10 días de ayuno en Panamá, para la paz en América Central. El impacto fue muy importante en Panamá. El ayuno acabó con una marcha a la tumba de Monseñor Romero en el Salvador, y otra marcha a Guatemala, el día en el que finalizó la ocupación.
También en 1983 Me piden que participe en la puesta en marcha de un equipo de Brigadas Internacionales de Paz en Guatemala. Allí viajo otras 4 veces más por periodos de 2 a 7 meses. Guatemala se convirtió en mi segundo país, ¡a pesar de que un dictador decidió que era necesaria mi expulsión!.
En 1989, durante mi estancia en la comunidad de Las Vegas, en Nevada, participé en la fundación de Pace e Bene, un servicio franciscano de no violencia y de crítica de la cultura, en el que actúo como principal dinamizador durante casi 10 años. Simultáneamente, participo de vez en cuando en la puesta en marcha de equipos de Brigadas Internacionales de Paz: en Sri-Lanka, N.E. Canadá, Haití, y además dinamizo algunas sesiones y retiros en EEUU, en diferentes países latino-americanos y en Australia.
A finales de 1998, regreso a Francia, y aquí vivo en la comunidad de Toulouse, donde dedico gran parte de mi tiempo a dar conferencias, sesiones y retiros en relación con la no violencia, la violencia, los miedos.....y más ampliamente sobre las relaciones humanas y la Trinidad.
Soy representante internacional de Los Franciscanos en la Coordinadora para el Decenio 2000-2010 por una cultura de la no violencia y de la paz, aprobada por la ONU. La urgencia de trabajar por la paz continúa vive en mí. La no violencia me parece el medio más conforme a mi calidad de Hombre y de Cristiano para que la paz crezca.
He publicado diversos artículos y libros en inglés y en francés, entre ellos: “Raíces de la Violencia en la Cultura de EEUU: un Diagnóstico para la Curación”, publicado en el año 2000 por Blue Dolphin Publishing, y “Pilares para una cultura de la No Violencia”, publicado en 2001 por Harmattan.

No hay comentarios: